viernes, 25 de abril de 2014

Macetitas para el Día de la madre

Este año nos apetecía regalarle a nuestra madre unas flores, y cuanto más dulces mejor, así que nos hemos decidido a estrenar el nuevo molde de Wilton y hacerle unas macetitas de ración, con mucho amor y muchas flores!!!



Lo preparamos en dos fases: los bizcochos por un lado y por otro la decoración, que es la gracia del asunto ^^



Para los bizcochos, esta vez usamos el preparado para bizcocho de chocolate de Funcakes. Ya sabéis que nos gusta probar todo lo que traemos a la tienda, para comprobar su calidad y su resultado. Esta vez podemos aseguraros que el bizcocho es muy muy fácil y rápido de preparar, sólo hay que añadir huevos y agua, y queda muy rico de sabor y muy ligero de textura, muy esponjoso y con la miga fina. Además aguanta bien el peso del fondant de encima sin venirse abajo. 
Mirad la textura aquí:




Lo único "malo", en honor a la verdad, es que hay que cubrirlo con el fondant enseguida, porque el bizcocho tiende a resecarse mucho de un día para otro si se deja a temperatura ambiente sin tapar.
Se puede solucionar decorándolo con fondant el mismo día (o con una crema de cobertura, si no vamos a hacer macetitas) o bien, calándolo con almíbar que lo humedecerá y retrasará bastante el proceso de "resecado". O ambas cosas.

Ingredientes de la base de las macetitas:

- 6 huevos
- 110ml de agua

Ingredientes para el relleno de crema de nubes ligera:

- 150gr de nata vegetal Ambiante 

Hemos usado el molde de muffins extra-grande de Wilton, que además de para muffins grandotes, es ideal para hacer macetitas.



La preparación es muy simple: mezclar el preparado con los huevos y el agua, y batir a velocidad alta - con varillas - durante 7-8 minutos. Bajar a velocidad baja y batir unos 2-3 minutos y ya lo tenemos listo para rellenar el molde hasta 3/4 de la capacidad de cada cavidad (si ponemos más al subir la masa en el horno, desbordará). Acordaos de engrasar antes las cavidades del molde para que no se pegue. Nosotras, como siempre, echamos mano del spray desmoldante que no falla nunca!!

Horneamos unos 25 minutos en horno precalentado a 170º con calor abajo. Haced la prueba de pinchar con una brocheta de metal, si sale seca, están hechos. Si no, dadle unos minutos más. Después de hornear montones de bizcochos, os puedo decir que lo de pinchar con la brocheta es para mi el mejor método de saber si una masa está cocida. 



Dejamos enfriar 4-5 minutos en el molde, y luego los desmoldamos y los dejamos enfriar completamente sobre la rejilla, antes de rellenarlos.



¿A que ya tienen pinta de macetas? ^^

Mientras terminan de enfriar, preparamos el relleno, con sabor a nube. Usamos la crema de nubes, o Marshmallow Fluff, pero como nos parece muy densa y dulce como relleno, la rebajamos con nata vegetal montada. 

Es decir, montamos la nata vegetal Ambianta con batidor de varillas a velocidad alta (acordaos que como cualquier nata, tiene que estar muy muy fría para montarla bien), y una vez montada, la mezclamos a partes iguales en volumen con la crema de nubes. 
La crema resultante es más ligera que la original, y aunque se rebaja un pelín el sabor, sigue sabiendo a nubes cosa fina... 

Hemos usado nata vegetal porque NO necesita nevera para conservarse, y es ideal como relleno de bizcochos que lleven fondant o que no vayamos a refrigerar antes de consumir.

Para rellenar las macetas, cortamos un cono invertido en cada bizcocho, por la parte superior, de manera que obtengamos una cavidad en el centro. No hay que llegar abajo, lo ideal es quedarse más o menos a mitad de la macetita para que el relleno quede centrado. Os quedará algo así:



Las "tapas" no se tiran!! Las usaremos para tapar las macetas una vez rellenas.
Para rellenarlas, la manera más cómoda es colocar la mezcla de crema de nubes y nata vegetal en una manga pastelera, con boquilla grande redonda (tipo la número 10 redonda de Wilton o la lisa número 10 de Staedter) e ir cubriendo los agujeros dejando un centímetro libre para la tapa. 



Luego tapamos y veréis que no se nota nada. En la foto siguiente, la de la izquierda ya está rellena y tapada:



Las reservamos, y vamos con la decoración:

Necesitaremos:

- Fondant Squires Kitchen: 
* Para 6 tiestos hemos usado 3 paquetes del color crema moca y 1 paquete del color marron coco. Hemos mezclado los dos colores en esta proporción para asemejarlo más al color terracota de los tiestos.
* Para las hojas y flores hemos usado 1 paquete del color rosa bailarina y 1 paquete del color verde palma, respectivamente (ha sobrado medio paquete de cada) 

- Perlitas blancas de azúcar para los centros de las flores

- Cortadores de flores y de hojas (los que hemos usado nosotras son estos: el cortador grande de flores 5 pétalos de este set y el cortador pequeño de hoja de rosa de este set)

- Un poquito de pegamento comestible

- Los restos de la crema de nubes ligera para pegarlo todo al bizcocho




Primero estiramos el fondant verde y el rosa y con los cortadores vamos haciendo flores y hojas, tantas como podamos. Las dejamos secar un poco, que el fondant no esté tan blandito, y luego pegamos con una gotita de pegamento comestible, una perla blanca en el centro de cada flor. Lo ideal es hacerlo con un pincel fino de repostería, ya que el centro de la flor es chiquitito.

Luego pasamos a forrar las macetas. Tendremos ya amasados los dos colores marrones para los tiestos, bien amalgamados para tener el color homogéneo tipo "terracota" que nos interesa. Lo estiramos con un rodillo, y cortamos una pieza rectangular de alto unos 10cm - el alto de la maceta - y de ancho unos 30cm. 

Untamos los bizcochos por fuera con un poco de la crema de nubes que nos ha sobrado del relleno, y a continuación, pegamos el fondant, cubriendo bien toda la maceta. El restante lo recortaremos con un cuchillo afilado y ajustaremos para que quede bien forrada. 

Haremos otra tira de un centímetro y medio de ancho por 28-30cm de largo y la pegaremos en la parte superior de la maceta, sobre el otro fondant, ayudándonos de un poco de pegamento comestible. Aquí nosotras no usamos la crema de nubes como pegamento por si se saliera un poco del sitio, que se vería un pegote blanco bastante feo sobre la maceta.
Acabamos recortando lo que sobre por arriba con un cuchillo.

A continuación, ponemos un poco de crema de nubes en la parte superior y vamos pegando con mimo las hojas y flores. Es mejor empezar por la parte exterior, e ir sobreponiendo flores y hojas hacia el interior. Os quedará un efecto más bonito y natural.

Y con esto... listo!!!
A punto para regalar o disfrutar!! Animaos a hacerlas esta primavera, es mucho más rápido de hacer que de explicar  ; )