domingo, 11 de mayo de 2014

Mini cupcakes borrachos con crema quemada

Buenas!!
Hoy os traigo un invento que se nos ocurrió sobre la marcha. Yo tenía ganas de hacer bizcochitos borrachos, y justamente, acabábamos de recibir en la tienda los nuevos preparados de bizcochos y crema pastelera, así que juntamos un poco todo... y salieron unos mini-cupcakes borrachitos que están para chuparse los dedos.

El sabor es muuuy muuuy tradicional. Para ser puristas, de cupcake solo tienen la forma, ya que la base es un bizcocho genovés de coco y el típico frosting se ha reconvertido en un copete de crema pastelera tostadita. Espero que os guste si lo probáis en casa: satisfará a todos los paladares, seguro  ; ) 


Vamos con la receta!!
Mini cupcakes borrachos con crema quemada

Ingredientes para la base:
(alternativamente podéis hacer bizcocho genovés a la manera tradicional. La receta aquí )
- 3 huevos
- 100ml de agua
- 80gr de coco rallado

Ingredientes para el almíbar de emborrachar:
- 100ml de agua
- 100gr de azúcar
- un chorrito de zumo de limón
- 35-40ml de licor (a nosotras nos gusta con ron moreno, le da un sabor espectacular, pero puede ser brandy, vino dulce, whiskey...)
Alternativamente, podéis usar cualquier aroma de licor, como el aroma de brandy sin alcohol, por ejemplo.

Ingredientes para la crema pastelera:
- 500ml de agua
- un poco de azúcar para espolvorear y quemar



Empezamos preparando el almíbar de emborrachar, porque tiene que aplicarse una vez frío, así que mezclamos en un cazo el agua, el azúcar, el chorrito de zumo de limón y el licor, y lo ponemos a hervir a fuego medio. Hay que remover frecuentemente al principio, hasta que el azúcar se disuelva en el líquido, y luego dejarlo espesar un pelín mientras burbujea durante 10 minutos. A esto se le llama punto de hebra floja. Veréis que sigue quedando bastante líquido. 
Retiramos del fuego y lo dejamos enfriar mientras preparamos el resto.
NOTA: si usáis aroma de licor, en lugar de licor, es mejor añadirlo al final de la cocción. Ya que no lleva alcohol, no es necesario que hierva y evitamos además que pierda algo de aroma al cocer.

Preparamos ahora el bizcocho genovés. Si usáis un preparado como este de DUNA, os ahorraréis muuucho tiempo y esfuerzo, y además de estar hecho de ingredientes naturales, sin conservantes, queda estupendo. Es tan fácil como batir a velocidad fuerte el preparado, con los huevos y el agua, y añadiendo en este caso también el coco rallado, durante 8-9 minutos, y la masa está lista para colocar en las cápsulas de mini cupcakes y hornear a 180º durante unos 18 minutos.

Una vez hechos, dejamos enfriar los mini cupcakes sobre una rejilla. Cuando estén bastante fríos, nos ayudamos de una cuchara o un biberón, y los vamos remojando bien con el almíbar de emborrachar que ya estará también frío. Tienen que quedar mojaditos, así que los emborrachamos sin miedo. Usad cápsulas de calidad, porque si no, el papel puede llegar a deshacerse al contacto con la humedad del almíbar.



Por último, preparamos la crema pastelera con el preparado de crema. Sólo hay que añadir agua y batir a velocidad alta unos 3 minutos, hasta que tenga la consistencia que queremos. Sin poner al fuego ni cocer... sólo batir. Es una maravilla!!! Y de sabor está como la casera, no muy dulce, perfecta.
Una vez hecha, la ponemos en una manga pastelera y vamos decorando los mini cupcakes, como si se tratara de un frosting. 

Usamos el azúcar para espolvorear la crema pastelera y por último, utilizamos un soplete de cocina para ir caramelizando el azúcar que hemos espolvoreado y obtener ese quemadito tan rico sobre la crema. Voilà!!
Si no tenéis soplete de cocina, espolvoread todos los cupcakes con azúcar, y ponedlos a gratinar unos minutos, vigilando bien que no se queme de más, se tostará muy rápido.

Ya tenéis unos mini cupcakes borrachitos con crema quemada, deliciosos, jugosos y exquisitos...
A disfrutarlos!!!