domingo, 4 de diciembre de 2011

Candy cane cookies

El mes de diciembre huele a Navidad!!!!! Y además me encantaaaa, porque es el mes de mi santo y de mi cumple!! jejejeje

Y cómo hay tantas cosas por hacer y tan poco tiempo, ¿qué os parece ir adelantando un poco el trabajo y preparar galletas para las Fiestas? Yo he hecho este fin de semana unas Candy Cane Cookies, galletas que simulan los típicos bastones de caramelo americanos. 
Se conservan estupendamente en lata metálica o botes de galletas durante casi tres meses, así que vale la pena ir avanzándose a las fechas que se avecinan y tenerlas ya hechas!



¿Os suena la caja? jejejejee... la habréis visto en el post del AIG, porque fue uno de los regalitos que me puso Vivi en el paquete del amigo invisible gastronómico. Es monísimaaaaa!


En fiiiiin... vamos a la receta de las galletas

Candy Cane Cookies
(receta de Joy of Baking )

Ingredientes:
- 2 tazas y media de harina de trigo (325gr)
- 1/4 de cucharadita de sal
- 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente (227gr)
- 1 taza de azúcar glass (120gr)
- 2 yemas de huevo grandes
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1/2 cucharadita de extracto de almendra
- Colorante rojo en pasta o gel


Empezamos tamizando la harina con la sal. La reservamos.

En batidora eléctrica o a mano batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y quede cremosa. Añadimos las yemas de huevo y los extractos de vainilla y de almendra, batiendo hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos luego, en 3 veces, la harina tamizada, batiendo bien cada vez. Batimos un poco más hasta que nuestra masa quede lisa y suave.

Dividimos en dos mitades nuestra masa, que sean aproximadamente iguales. Una de las mitades, la teñiremos con el colorante rojo. Si usáis KitchenAid, es muy cómodo retirar del bol de la KA sólo la mitad de la masa, añadir el colorante al bol y batir un poquito hasta que se homogenee.

Si notáis que la masa está muy blanda, la podéis envolver en film transparente, sin  mezclar la masa "blanca" y la roja, y meterla al refrigerador unos 30 minutos. Yo la encontré perfecta esta vez.

Para montar los bastones, dividimos ambas masas, la blanca y la roja en bolitas del tamaño de una nuez. Cogemos una de las bolitas blancas y la hacemos rodar sobre el mármol o la mesa para transformarla en un cilindro no muy fino de unos 10-11cm. Hacemos lo mismo con una bolita roja, procurando que tenga la misma longitud del cilindro blanco. 

Ponemos ambos cilindros uno al lado del otro, los presionamos suavemente uno contra el otro y cogiendo los dos a la vez, retorcemos suavemente para que quede como las fibras de una cuerda, como una espiral, y alisamos la superficie para que quede más bonita.


Colocamos esta especie de cuerda blanca y roja sobre la placa de horno, y aprovechamos para doblar una punta hacia adentro haciendo la forma del bastón. Vamos haciendo lo mismo con el resto de la masa, teniendo en cuenta que se hinchan un poco en el horno, por lo que entre bastón y bastón dejamos una separación de mínimo 5 cm.

Antes de meterlas al horno, las espolvoreamos con azúcar normal, y las ponemos a media altura, en horno precalentado a 190º. Las galletas estarán listas en unos 8-10 minutos, o hasta que veáis que los bordes empiezan a tomar color tostado. Mejor que no se tuesten, porque queremos las partes blancas bien blanquitas!!!

Al sacarlas del horno, que estarán blanditas, las dejamos reposar en la placa unos 5 minutos y luego pasamos a rejilla para enfríar completamente.

La versión original es con extracto de menta o peppermint, porque los bastones de caramelo saben a menta, aunque... como son galletas que tienen que disfrutar todos en casa prefiero la mezcla de vainilla y almendra que es apta para -casi- todos los gustos, pero si os animáis, hacedlas con aroma de menta!

Probadlas!!!! Veréis como triunfáis estas Navidades!