martes, 17 de junio de 2014

Cocas de San Juan

Ya llegan las verbenaaaaas!!!!  :D

A finales de junio, con la llegada del verano... vienen las verbenas!!! Me atrevería a decir que en todos los lugares de España se celebra en mayor o menor grado la verbena de San Juan Bautista, patrón de muchas localidades y motivo de grandes festejos como en Albacete, Alicante o Ciutadella (Menorca).

En Catalunya es muy típico preparar para la noche del 23 de junio las "Coques de Sant Joan" (Cocas de San Juan), que se degustan con vino dulce o cava mientras se disfruta de las hogueras, del baile o de los petardos y fuegos artificiales.



Así que... os dejo la receta de la masa base, y tres versiones de decoración. Aunque la típica se decora con fruta confitada y piñones, en casa no nos va mucho lo de la fruta confitada y hemos preferido adaptarlas a los "nuevos tiempos" ^^ 

No dejéis de prepararlas para esta verbena, vale muchísimo la pena comerlas caseras. Y si queréis variar un poco... acordaos de la coca de chocolate y hojaldre súper-sencilla que publiqué hace un par de temporadas: receta aquí.


Ingredientes:

- 2 huevos
- 100gr de azúcar
- 6gr de sal
- ralladura de un limón
- un chorrito de licor de anís (anisete o en su defecto aroma de anís sin alcohol)
- un buen chorrito de agua de azahar (unos 25ml)
- 150ml de leche
- 500gr de harina de fuerza
- 80gr de mantequilla a temperatura ambiente (a punto pomada)
- 25gr de levadura de panadero

Para la decoración:
- Coca de piña: cerezas confitadas, mermelada de piña, granillo de almendra, azúcar
- Coca de piñones: piñones, azúcar, azúcar perlado
- Coca de chocolate: gotas de chocolate, azúcar perlado, granillo de almendra
- Versión tradicional: trozos de frutas escarchadas, cerezas confitadas, piñones, crema pastelera, azúcar



Si tenemos amasadora (de las de pan, o panificadora), ponemos los ingredients líquidos en el bol de la amasadora, luego la harina y por último la levadura y la sal sin que se toquen (mejor rebozar la levadura en harina previamente).
Si lo amasamos a mano, ponemos en un bol la harina tamizada y hacemos un hueco en medio donde iremos incorporando el resto de ingredientes.

En ambos casos, amasamos bien hasta obtener una textura que no se pegue a las paredes del bol. En este punto, haremos una bola con la masa y la dejaremos fermentar en un bol tapado con papel film transparente, hasta que haya doblado su volumen (entre 1-3 horas dependiendo de la temperatura ambiental que tengáis en casa).



Cuando haya doblado, amasamos de nuevo para eliminar el aire, y formamos con la masa las cocas. Las tradicionales suelen tener forma ovalada o casi rectangular. Las colocamos ya sobre papel de horno o sobre las placas donde vamos a hornearlas, para no tenerlas que mover más, y decoramos la superficie de las cocas con lo que queramos. En nuestro caso, hicimos tres variedades distintas como las que veis en las fotos (en los ingredientes tenéis las decoraciones de cada una), pero si optáis por hacerla tradicional, poned trozos grandes de fruta confitada, de cerezas confitadas, unas tiras de crema pastelera aplicada con la manga, y un buen puñado de piñones espolvoreados. Terminamos espolvoreando azúcar. Si tenéis azúcar perlado, es el momento de usarlo, queda genial sobre este tipo de masas.

Una vez decoradas, las dejamos reposar para que fermenten una segunda vez (unas 2-3 horas). Aquí es muy útil cubrirlas con film transparente untado de aceite para que no se pegue a las masas.
Terminada la segunda fermentación, las coceremos en el horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos, hasta que se vean doradas.

Si os gusta que queden brillantes, especialmente las que llevan crema pastelera y fruta confitada, podéis pintarlas con un almíbar ligerito una vez salidas del horno, cuando estén templaditas. Esta vez no las pintamos, pero creo que ya tienen una pinta estupenda!!!

Este tipo de masas se seca muy rápido. Lo ideal es comerlas el mismo día, una vez enfriadas, que es cuando están más tiernas y sabrosas. Si os sobra algo de las cocas (cosa prácticamente imposible, jeje), podéis conservarlas tapadas en una caja de cartón o de plástico, durante un día o dos más, pero ya no estarán tan tiernas...

Para transportarlas, regalarlas o guardarlas, tenéis estas cajas especiales para cocas en nuestra tienda: cajas para cocas

Feliz verbena a todos!!!  :D