lunes, 10 de octubre de 2011

Pastelitos espeluznantes de Halloween

Cómo me gusta el otoñooooooooo!!!!!!! Y una de las cosas que más me gustan del otoño es preparar dulces para Halloween! A veces creo que en España se ha adoptado tan rápido esta tradición porque tiene que ver con dulcificar las cosas que dan miedo, como las galletas vampíricas y las chuches de gusanos... esas cosillas.


Pues para empezar a prepararnos para la fiesta más terrorífica del año, nos volvimos a reunir mi hermana Sonia y yo e hicimos unos bizcochos espeluznantes que decoramos con Candy Melts de colores. Que ricos!!!!




Las fotos en casa de mi hermana siempre salen churros, y eso que tiene más luz natural que yo, pero será la cámara o lo que sea... no han quedado bien pero os hacéis una idea, verdad?

Los bizcochitos los hicimos con nuestra receta de bizcocho favorita (sí, el Victoria Sponge Cake!) con una pequeña modificación, y los decoramos con Candy Melts derretidos de color negro, blanco y naranja. La verdad es que es muy fácil hacer estos bizcochos tamaño magdalena con un molde como el de Silikomart, y es una delicia hornear y ver que se desmolda luego taaaaan fácil y queda tan chulo.

Os dejo la receta "tuneada" del Victoria Sponge de Halloween (o de almendra):

Ingredientes:

- 4 huevos
- el peso de los huevos en azúcar
- el peso de los huevos en harina menos 80gr (lo sustituimos por harina de almendra)

- 80gr de harina de almendra (almendra molida)
- el peso de los huevos en mantequilla a temperatura ambiente
- 1/4 de cucharada de sal

Se bate la mantequilla con el azúcar durante 10 minutos, si se hace a mano, o 5 minutos, si se hace con batidora eléctrica, hasta que quede esponjosa y haya blanqueado. Se añade a la preparación los 4 huevos, batidos ligeramente, y una vez incorporados, se añade la harina y la sal.

Precalentamos el horno a 170º, repartimos la mezcla en los moldes y cocemos los bizcochitos durante unos 15-20 minutos, hasta que al pinchar salga el palito limpio.




Esta vez no me fiaba mucho y untamos todos los moldecitos con desmoldante en spray DUBOR, peeeero luego hicimos otra hornada con la masa que nos sobró y sin desmoldante, y quedaron casi igual de bien (digo casi porque aunque se desmoldaban muy bien, el dibujo quedó más definido en la primera hornada, será el desmoldante?)




Y ya, una vez con los bizcochitos horneados y fríos, pasamos el Candy Melts a derretir al microondas y cubrimos con los diferentes colores los pastelitos: naranja para las delanteras y traseras de las calabazas, negro para los gatos y blanco para las momias. 
En este caso, cubrir es básicamente dejar chorrear desde arriba el Candy Melt, teniendo la precaución de tener los pastelitos sobre la rejilla y debajo un papel de horno para recuperar el candy melt sobrante una vez frío que utilizaremos en otra ocasión (sabíais que se puede derretir una y otra vez?)


Con los mismos tres colores hicimos los detallitos finales decorativos, y los dejamos enfriar sobre la rejilla.


Hemos catado uno y... madre mía, la mezcla del candy melts, que no deja de ser como un chocolate de cobertura coloreado con el bizcochito de almendra... se sale!!!! De sabor están cien mil veces más ricos que la pinta que tienen, y eso que la pinta nos gusta mucho! jejeje



Pobres, como sudan!!! Que poco aguanta el chocolate la luz de los flashes!



Se avecinan más recetas de Halloween!! No os las perdáis estos próximos días!


Y como siempre, el molde de silicona de Halloween y los Candy Melts podéis encontrarlos AQUÍ.