miércoles, 20 de julio de 2011

Nocilla (apta para dieta Dukan)

Lecheeeeee, cacaooooo, aroma de avellanaaaaas, y sacarinaaaaaa!!!!! NO-CI-LLAAAAA!!!!

Pues no quería dejar de enseñaros mi versión de la nocilla Dukan (sí, también estamos haciendo esta dieta en casa, a ver si perdemos unos kilitos...), diferente a la que he visto en otros blogs, y a mi gusto, creo que mucho más parecida en sabor a la nocilla comercial, o incluso más rica!!

Perdonad la foto que está sacada con el móvil, pero es que fue hacerlo y comerlo, no me dió tiempo de sacar la cámara de fotos, jajajaja!




Está puesta sobre una rebanada de pan Dukan tostada en la tostadora y calentitaaaaa... una delicia. Por supuesto los que no estáis a dieta también podéis hacer esta receta, creo que indicada especialmente para aquellos domingos en que están las tiendas cerradas y os apetece un caprichito bajo en calorías o los niños se ponen pesados con que quieren pan con nocilla. Pues voilà! Casera y súper-fácil de hacer.

Ahí va la receta:

Nocilla casera (apta dietas Dukan)
Medidas para 1 ración, de cada ración salen dos rebanadas untadas como las de la foto
ATENCIÓN: con esta receta contad un tolerado, y no es apta para fase de ataque

- Dos cucharadas soperas de leche en polvo desnatada (yo uso la de Central Lechera Asturiana)
- Una cucharada sopera de cacao en polvo sin azúcar y desgrasado (yo uso Cacao Valor, el del bote metálico)
- Una cucharada y media soperas de edulcorante en polvo (si no estáis a régimen, podéis usar una cucharada sopera de azúcar glass)
- Un buen chorreón de leche desnatada (más o menos como llenar hasta medio dedo de un vaso)
- Aroma de chocolate-avellana (el sabor nocilloso!!!! jeje)

Para los que estamos a dieta, las cucharadas soperas rasas!

Para prepararlo y que no queden grumos, que la leche en polvo es muuuuy puñetera para estas cosas, hay que hacerlo de la siguiente manera:

Primero mezclamos los ingredientes secos: la leche en polvo, el cacao y el edulcorante (o azúcar). Mezclamos bien hasta que el color sea homogéneo, de un color marrón clarito y no tengamos ningún pegotito de polvo. Si lo tamizáis, mejor. Con esto conseguimos que luego no tengamos grumos en la crema.

A continuación, añadimos a chorrito finito la leche desnatada y vamos removiendo al mismo tiempo (como si hiciérais una mayonesa a mano). Aquí más o menos a vuestro gusto, con más leche quedará más líquido y con menos quedará más sólido. Yo usé más o menos medio dedo de leche medido en un vaso, y me quedó bastante espesita, perfecta para untar.

Removemos bien para hacer una mezcla homogénea y le añadimos un par de gotas de aroma de chocolate-avellana. Un par de gotas es suficiente, ya le da el toque de avellana para que sepa a nocilla.

Y listo!!! Se puede comer tal cual, no hace falta refrigerla para que se endurezca un poco ya que la textura queda perfecta para untar. Si os sobra, que no os sobrará, os lo aseguro, podéis guardarla en la nevera (por la leche fresca que lleva), y dejarla 15 minutos fuera de la nevera antes de untarla de nuevo.

Aunque no estéis a régimen... probadla! Es de un color más oscuro que la nocilla normal, y de un sabor más intenso. Deliciosaaaaaaaaaa!!!!