domingo, 3 de octubre de 2010

Cupcakes de Halloween {Tutorial}

Para daros una pequeña idea de cómo usar nuestro regalo de este mes, os muestro cómo hemos hecho nuestros Cupcakes de Halloween este año.



La receta es sencilla: esta vez la masa de los cupcakes ha sido la de las magdalenas de aceite de toda la vida. Os pongo la receta que siempre se ha hecho en mi casa y que queda muy rica:

Magdalenas de aceite

Ingredientes:
- 4 huevos
- 200 gr. de harina
- 200 gr. de azúcar
- Medio vaso de aceite de oliva virgen
- 1 sobre de levadura (tipo Royal)

La preparación es simple: batimos los huevos enteros con el azúcar hasta que queden espumosos. Añadimos poco a poco el aceite de oliva sin dejar de batir, hasta que se incorpore bien.

Aparte, tamizamos la harina con la levadura y la incorporamos a la mezcla de los huevos, azúcar y aceite, con movimientos envolventes, mezclando en lugar de batir.

Ponemos una cucharada de la mezcla en las cápsulas de magdalenas o cupcakes que hayamos escogido y las metemos al horno precalentado a 180º, unos 18-20 minutos, hasta que al pincharlas salga el pincho seco y tengan un color ligeramente dorado. Tened en cuenta que esta masa sube bastante en el horno, llenad las cápsulas como mucho por la mitad para que no se desborden al hacerse.

Con estas cantidades salen una docena de magdalenas hermosas.




¡Ya las tenemos listas para decorar!

Dejaremos que se enfríen bien antes de decorarlas. Yo las he hecho por la mañana y las he decorado por la tarde, unas horas es suficiente.

Las hemos decorado con una típica crema de mantequilla, o buttercream, muy habitual en las decoraciones de cupcakes.

Las recetas son múltiples, hay muchas variantes de buttercream, pero esta vez hemos escogido la receta del libro "Bake me I'm yours...Cupcake", de Joan y Graham Belgrove , cuyas recetas me encantan y siempre salen bien.

Crema de mantequilla (buttercream)

Ingredientes:
- 225gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (punto de pomada)
- 450gr de azúcar glass (mejor comprarlo que hacerlo, es más fino y no hará grumos)
- 2 cucharadas soperas de leche
- una cucharada sopera de esencia de vainilla 

Batimos primero la mantequilla, que ya estará blandita, hasta que nos quede suave.



En ese momento, echamos la mitad del azúcar glass y removemos. Notaremos que queda demasiado sólido y  no se puede batir bien. Es el momento de echarle las dos cucharadas de leche y la cucharada de esencia de vainilla (u otro aroma si preferís).


Seguimos batiendo y cuando los líquidos se hayan incorporado echamos el resto del azúcar glass y seguimos batiendo hasta obtener una crema muy espesa, pero de textura suave.


La textura es la que veis en la foto, más o menos. Depende el calor o frío que haga en vuestra casa, o en el ambiente, a veces os quedará un poco más líquida o más espesa. Si os queda líquida, añadid azúcar glass a cucharadas, una cada vez, y removed hasta que quede espesita. Si os queda casi sólida, añadid una cucharada adicional de leche.

En este punto, separamos la buttercream en dos partes para colorearla. Usamos los colorantes en pasta, que van muy bien para estas masas, ya que no nos hace más líquida la preparación, conservando muy bien la textura que teníamos.

Aquí véis la naranja, que hemos hecho con la mitad de la buttercream y colorante en pasta naranja:


Con la otra mitad, hemos hecho buttercream negra con colorante en pasta negro.

Y pasamos a decorar:
Una parte de los cupcakes los hemos cubierto con la buttercream naranja, con la manga pastelera y una boquilla de estrella abierta, tal como veis en la foto:


La buttercream negra la ponemos en esta ocasión sin manga pastelera, con un cuchillo de untar.


Por encima, espolvoreamos un poco de azúcar coloreado, naranja en las negras, y negra en las naranjas, para hacer un poco de contraste. El azúcar coloreado lo hemos hecho mezclando en un vasito un poco de azúcar normal con colorante en pasta.

Y finalizamos con nuestros adornos comestibles de azúcar, para darles el toque terrorífico....