jueves, 1 de noviembre de 2012

Cupcakes de boniato con frosting de caramelo salado

Buenaaaas!!!!

Ayer nos comimos estos cupcakes para celebrar Halloween-Castañada-Todos los Santos, introduciendo un alimento tan típico de estas fechas en España como el boniato o batata, pero comiéndolo de manera distinta.

Si os acordáis el año pasado hice unos Cupcakes de Panellets, porque me encanta fusionar la repostería tradicional de nuestro país o nuestra región con las nuevas tendencias en repostería creativa. Tiene muchísimas posibilidades y no me cansaré de decir que esta especie de "pique" entre la pastelería tradicional y la americana es una soberana estupidez. Y les recuerdo a algunos pasteleros profesionales de nuestra tierra que la pastelería que tenemos aquí es en su mayoría de estilo francés... por si se les ocurre rasgarse las vestiduras viendo los pasteles decorados con fondant y los cupcakes. Hay sitio para todo, y gustos distintos que satisfacer!!!

Y después de esta mini-reflexión, os dejo con algunos fotos y las recetas de estos cupcakes, que sinceramente espero que probéis este otoño, porque están deliciosos, y el sabor del boniato se nota tan suave y tan aromático... que hay que disfrutarlo así al menos una vez. 

Ah!!! Los azúcares de la receta son IMPORTANTES. El azúcar mascabado oscuro NO lo cambiéis por azúcar moreno normal. Estos tipos de azúcares apenas refinados le dan ese sabor a la masa entre melaza-canela... un sabor muy otoñal y un aroma cálido y exquisito.
Si no los encontráis en vuestras tiendas habituales, recordad que en www.cooking-cookies.com los tenemos a la venta.




Cupcakes de boniato

Ingredientes:
(salen unos 24 cupcakes)

- 3 boniatos medianos (mejor de los de carne naranja, que le dan color y un sabor más dulce)
- 450gr. de harina de trigo
- 4 huevos a temperatura ambiente
- 200gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 240gr de azúcar blanco normal
- 2 cucharaditas de levadura química (Royal)
- 1 cucharadita de sal marina
- 2 cucharaditas de canela en polvo
- 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla (si es muy concentrado, entonces reducid la cantidad)


Precalentamos el horno a 165 grados. Mientras, cocemos al microondas o en el horno los boniatos, sólo lavados y con la piel. En el microondas es muy cómodo. Pinchad un poco la piel para que no reviente, y metedlos un cuarto de hora, o más si vuestro microondas tiene poca potencia, hasta que la carne del boniato esté completamente blanda y empiece a caramelizarse por fuera. Ponedlos en algún recipiente porque sueltan jugo durante la cocción.


Una vez cocidos, retiramos la piel, los trituramos con un tenedor y los dejamos enfriar.

Preparamos la masa batiendo la mantequilla con los dos azúcares, hasta que esponje (esta vez no blanqueará porque el azúcar mascabado es muy oscuro y no lo notaréis). Añadimos los huevos, de uno en uno, sólo hasta incorporarlos, sin batir demasiado.

Añadimos el triturado de boniato y el extracto de vainilla y mezclamos hasta incorporar bien.
En un bol aparte, tamizamos la harina, junto con la levadura, la sal, la canela y la nuez moscada, y lo incorporamos a la masa en tres veces, batiendo muy poco cada vez, sólo hasta que se incorpore.

Llenamos nuestras cápsulas de cupcakes hasta más o menos 2/3 de la altura, y los metemos al horno precalentado durante aprox. 30 minutos. Haced siempre la prueba de pinchar con un pinchito y si sale seco, están hechos por dentro. Pasamos los cupcakes a una rejilla a enfriar, y una vez fríos los decoraremos con el frosting.



Frosting de caramelo salado

Ingredientes:

- 300ml de nata vegetal, muy fría
- 200gr de salsa de caramelo salada (la mía la compré en Londres, marca Marks&Spencer, pero tenéis una buena receta aquí  y otra de Nigella Lawson aquí )
- Sirope de Butterscotch o de caramelo para decorar (mi sirope de butterscotch - toffe inglés - es de la marca Tate&Lyle, y también lo compré en Londres, pero cualquier sirope de caramelo suave os servirá)
- Murciélagos de azúcar para decorar, o cualquier otra cosa que os guste



Montamos la nata vegetal - mejor con batidora de varillas eléctrica - a velocidad alta. A medio montar, añadimos la salsa de caramelo salada, y seguimos batiendo a alta velocidad hasta que monte perfectamente. Introducimos el frosting en una manga pastelera con la boquilla que os guste y decoramos los cupcakes.
Terminamos extendiendo unas gotas de sirope de caramelo y decorando con figuras de azúcar.