domingo, 29 de agosto de 2010

Trufas de fresa - Trufas de naranja y coco


Hoy os mostramos el paso a paso de unas trufas muy interesantes, frutales y diferentes, con un sabor estupendo para estos días que todavía hace calor.




  • Trufas de fresa:


Ingredientes:

- 200 gr. de chocolate de cobertura, o con un 70% de cacao mínimo.
- 100 ml. de nata líquida
- 30 gr. de mantequilla sin sal
- 45 gr. de fresas deshidratadas cortadas a trocitos pequeños
- tres o cuatro cucharadas soperas de cacao amargo en polvo para la cobertura


La preparación es bastante sencilla. En primer lugar, ponemos en un bol grande la nata líquida, junto con la mantequilla (se puede incluír ahora o dejar la mantequilla para incluírla después), y pasamos el bol al microondas para calentarlo hasta que la nata llegue al punto de ebullición. Dependerá de la potencia de cada microondas. Nosotros con uno de 650w, hemos tardado unos 2 minutos.



Si no disponéis de microondas, podéis calentar la nata líquida al baño maría hasta que hierva.

En este punto, cuidando de no quemaros, retiramos el bol con la nata hirviendo, y le añadimos la mantequilla, si no lo habíamos hecho antes, y el chocolate.


Removemos suavemente, y veremos que con el calor de la nata, se nos van deshaciendo e incorporando tanto la mantequilla como el chocolate.


Seguimos removiendo suavemente hasta que se hayan deshecho totalmente la mantequilla y el chocolate y tengamos una crema homogénea.


En este punto, añadiremos las fresas deshidratadas cortadas a trocitos bien pequeños. Lo que queremos es que se noten ligeramente los trocitos, y el sabor a fresa, pero que no sean un "tropezón" dentro de la trufa.
Removemos de nuevo con cuidado para que la fresa quede bien repartida.


Ya tenemos la masa base preparada. Ahora hay que meterla en la nevera una hora o dos - hasta que veáis que se ha endurecido lo suficiente para poder moldearla en forma de bolitas. Es interesante que tapéis el bol con film transparente, especialmente si la nevera es NoFrost, ya que evitamos que se reseque la masa, y además, que coja olores de otros alimentos que pueda haber en la nevera.

Cuando ya se pueda modelar, sacamos la preparación de la nevera, y con ayuda de dos cucharitas de postre, o con las manos, formamos bolitas y las vamos pasando al recipiente donde tenemos el cacao amargo en polvo.



Estos días hacía muchísimo calor, así que era casi imposible moldear las bolitas con las manos, se nos deshacía el chocolate con el calor corporal, así que lo hicimos con cucharitas.
Si tardáis mucho en ir moldeando las bolitas, y hace mucho calor, podéis ir haciéndolas a tandas, y meter el bol en la nevera de nuevo un rato entre tanda y tanda.

Por último, las rebozamos en el cacao amargo, y las pasamos a las cápsulas de trufa.


¡Están listas para degustar!
Podéis comerlas tal cual, meterlas en la nevera (os aguantarán 3-4 días en condiciones óptimas), o bien congelarlas (os aguantan perfectamente dos o tres meses, dentro de una fiambrera o bolsa de congelación). Si las congeláis, basta con sacarlas del congelador media hora antes de comerlas, y dejarlas a temperatura ambiente hasta la hora de servir.
Con estas cantidades, nos han salido 23 trufas.




  • Trufas de naranja y coco:


Ingredientes:

- 200 gr. de chocolate blanco
- 50 ml. de nata líquida
- 30 gr. de mantequilla sin sal
- la ralladura de una naranja
- cinco o seis cucharadas soperas de coco rallado (aprox. 35gr.)


Como en el caso anterior, lo primero es poner la nata líquida en un bol con la mantequilla y calentarla hasta su ebullición (en microondas o al baño maría).


Una vez que hierva, apartamos el bol de la fuente de calor y le añadimos el chocolate, removiendo suavemente para que se disuelva con el calor.


Removemos bien hasta que se haya disuelto del todo el chocolate. Aunque os parezca que no va a disolverse del todo, seguid removiendo, el calor residual es suficiente para deshacer el chocolate y con la garantía que no se nos quemará.


Removemos hasta obtener una crema homogénea. En este punto, la aromatizaremos con el aroma de naranja. Poned unas gotas hasta que os parezca que huele bien a naranja. A nosotros nos ha bastado con unas 8 gotas, pero va a gustos. Algunas gotas más le darán un sabor y aroma más intenso.


A continuación, añadimos a la crema unas dos o tres cucharadas de coco rallado. Reservaremos el resto para la cobertura. Removemos bien, pero suavemente para incorporar y repartir el aroma de naranja y el coco.


En este punto, meteremos la crema en la nevera, dejándola solidificar una hora o dos. Podéis cambiarla de recipiente, como hemos hecho en este caso (una fiambrera de cristal con tapa), o utilizar el mismo bol, pero tapado con film transparente para que no se pierda el aroma y no se reseque la superficie.

Una vez sólida, sólo nos queda formar las bolitas, con ayuda de dos cucharillas o entre las manos. Para la cobertura, utilizaremos la ralladura de naranja con el coco rallado que habíamos reservado. Mezclaremos bien ambas cosas. Veréis que el coco rallado va adquiriendo un bonito tono amarillento y un aroma estupendo.


Y sin más, vamos formando las bolitas y pasándolas al recipiente con el coco y la ralladura de naranja. Las embadurnamos bien, para que se pegue perfectamente la cobertura, y las pasamos a continuación a las cápsulas de trufa.


¡Listas para comer!
Podéis degustarlas así mismo o como las trufas de fresa, guardarlas tres o cuatro días en nevera, o bien congelarlas.
Con estas cantidades, nos han salido 25 trufas.


¡Animaros a probarlas! ¿No os parecen estupendas para acompañar el café con hielo en cualquier sobremesa de estas vacaciones?