sábado, 8 de septiembre de 2012

Al rico helado de piña!!!

Buenaaaaaas!!!!!

Os dejo la "receta", o más bien, la técnica, para hacer helados tipo "magnum" en casa. Nosotras los hemos hecho estos días y están re-que-te-ri-cos, tanto o más que los comprados, y con la ventaja que son más baratos y los podéis hacer del sabor que más os guste.


El secreto de estos helados es, por una parte, el relleno cremoso, y por otra, aplicar la cobertura de chocolate para que quede bien. Vamos a ver las dos cosas!



El relleno tiene que estar rico, y ser cremosito. Esto se puede hacer de varias maneras: con vuestra receta preferida de helado por ejemplo (la que uséis para hacer bolas), o haciéndolo más sencillo, como lo hicimos nosotras. En este caso usamos un preparado para frosting de piña, al que hay que incorporar un poco de agua y nata líquida, y montarlo bien hasta que quede textura mousse. Este tipo de preparados para frostings llevan fruta natural entre sus ingredientes y son ideales para hacer helados, porque al congelarlos mantienen esa textura cremosa que nos encanta. Tenéis de muchos sabores aquí: http://cooking-cookies.com/60-especial-helados

También podéis usar nata azucarada o incluso nata vegetal aromatizada, o mezclada con trocitos de fruta natural o con mermelada. La nata vegetal montada se congela perfectamente y quedará cremosísima cuando se coma el helado.

Lo importante para que quede cremoso es que lleve algún componente graso - los preparados a base de nata son ideales -, o bien que lleven algún componente que evite la recristalización del azúcar (los cristalitos de hielo) por lo que si nos queremos complicar un poquito más, podemos sustituir parte del azúcar por glucosa, por azúcar invertido, o podemos incorporar goma arábica que también evita la cristalización de los azúcares.

Peeeeeero esta vez vamos a hacerlo sencillo, así que en nuestro caso, usamos el preparado para frosting y una vez tenemos nuestra preparación lista, pasamos a preparar el molde.

¿Qué hemos usado hasta ahora?

- Un paquete de preparado de frosting de piña
- 100ml de agua templada
- 500ml de nata líquida

Con estas cantidades nos dará para 7-8 helados grandotes (tamaño magnum normal)


Es esencial tener un molde adecuado, y os recomiendo los moldes para helado de Silikomart, que son de silicona de alta calidad y desmoldan ESTUPENDAMENTE!!!

Hemos usado el modelo classic, que es el de la foto que hay a continuación, y el montaje es el siguiente:
Set helado classic

Usamos una espátula o una cuchara grande para poner un poco del preparado de helado en cada cavidad del molde. Sólo cubrimos la base, más o menos medio dedo de altura. En este punto, colocamos en su sitio los palitos de madera para helados - ya vienen con el molde o se pueden comprar por separado -, y si queremos ponerle un "corazón" al helado, se lo colocamos ahora, justo encima del palito, bien centrado en el molde.

¿Qué es el "corazón"?? Pues...una sorpresa dentro del helado!!!
Os acordáis del "double choc", que venía con una mini capa de chocolate negro en el interior??? mmm... que rico estaba!!! Pues eso. Podéis ponerle una lámina fina de chocolate, o de lo que queráis: un rectangulo de bizcocho empapado en almíbar o en licor, unos frutos secos a trocitos, petazetas, etc... lo importante para que quede bien es que no toquéis las paredes del molde, tiene que quedar en el centro para que sólo se saboree al llegar al centro del helado, y no tiene que ser grueso, una lámina finita en forma rectangular es suficiente.

Nosotras hemos usado caramelo. Hemos derretido caramelos de los normales, sabor piña - como los que usamos para las galletas de cristal - y la pasta resultante la hemos colocado sobre papel de horno para que fuera enfriando. Cuando esté templado, que ya no queme pero todavía pegajoso y maleable, lo cortamos en rectángulos con un cuchillo mojado (para que no se nos pegue el caramelo al cuchillo), y lo dejamos enfriar completamente. Estos rectangulitos de caramelo son los que hemos colocado en medio del helado, como os he comentado, sobre el palito, que descansa a su vez sobre una primera capa de preparado cremoso.

Bien, ya tenemos el "corazón" puesto. Ahora lo más fácil: con cuidado de que no se mueva el corazón, vamos colocando con espátula o cuchara más frosting o preparado de helado en las cavidades, hasta llegar al borde de los moldes. Llenadlos bien hasta arriba, si no, no tendrán una forma bonita, y aseguraos de no dejar aire en la cavidad. El sobrante lo podéis retirar con la espátula en horizontal, o con el borde romo de un cuchillo de cocina. Y al congelador!!!

Lo ideal es tenerlo varias horas en el congelador, o incluso de un día para otro, antes de ponerles la cobertura. Para que la cobertura quede perfecta, es necesario que el helado esté muuuuy muuuuy congelado. ¿Ya he dicho que tiene que estar muuuuy congelado??? ^^


Para asegurar que nos quede perfecto, iremos desmoldando y bañando cada helado por separado, de uno en uno: desmoldamos uno, guardamos el molde en el congelador, y lo bañamos en la cobertura. Luego hacemos lo mismo con otro, etc.

¿Y cómo preparamos la cobertura?? La cobertura puede ser chocolate derretido o candy melt. En ambos casos, vamos a derretirlo añadiendo manteca de cacao para que nos quede muy líquido y suave, con lo que el resultado será más pulido. La proporción es de un 15% de manteca de cacao, es decir, si usamos unos 400gr de cobertura o candy melt le pondremos unos 70-75gr de manteca de cacao.
Le podéis añadir frutos secos a trocitos pequeños - para hacer un almendrado - o colorante para chocolate. Yo no recomiendo añadir aroma a la cobertura porque lo suyo es que sepa a chocolate y al sabor del helado, no creéis??

Nosotras usamos cobertura de chocolate blanco con unas gotas de colorante amarillo para chocolate, junto con la manteca de cacao. Lo derretimos en un vaso alto, que nos quepa un helado, y al microondas, en intervalos de 30 segundos y removiendo bien cada vez. Que no se nos queme!!!
No tengáis miedo de usar mucha cantidad de chocolate, nosotras fundimos medio kilo. Pensad que tiene que cubrir la altura de los helados de una sola vez - los tenemos que mojar como si fueran churros -, y si nos sobra, el chocolate se puede guardar una vez solidificado para derretirlo de nuevo en una próxima ocasión.

Una vez lo tenemos listo (repiiiiitooooo: el helado tiene que estar muuuuy congelado!!), vamos mojando los helados, uno a uno, como si fueran churros en chocolate. Hay que mojarlos cogiéndolos del palito y boca abajo, y sumergirlos hasta el palito de una sola vez y con decisión. Con la misma decisión, los sacamos, y veréis que el chocolate se solidifica instantáneamente. Los colocamos en una bandeja que habremos protegido con un papel de horno, para que no se peguen, y los dejamos reposar en horizontal. Acordáos de meter la bandeja en el congelador. Una vez tengamos todos los helados en la bandeja, y lleven ya unas horas en el congelador, ya no hay peligro y podéis sacarlos de la bandeja y guardarlos en tuppers u otros cacharritos, dentro del congelador (que ocupen menos espacio, vaya).


Listos para degustar!!!!
No dejéis de hacerlos, en verano o el próximo invierno. Los helados son estupendos en cualquier época del año, y más si son caseros, de vuestro sabor favorito!!

Os dejo un par de vídeos de Silikomart, la marca que fabrica estos moldes. El primero nos enseña la técnica para rellenarlos (vale más una imagen que mis miles de palabras intentando explicarlo, ji ji ):


El segundo, un vídeo donde podréis ver las posibilidades de estos moldes, en preparaciones dulces y saladas!!!!


Que no se me olvide!!!! En nuestra tienda estamos ahora mismo de promoción!!!! Hasta el 30 de septiembre o fin de existencias TODOS los artículos de la categoría "especial helados" (tenéis los moldes, los frostings, la nata vegetal...) tienen un 21% DE DESCUENTO poniendo el código NINI21HELADOS antes de confirmar el carrito. Que nadie se quede sin poder degustar estos riquísimos heladoooooos!!!!!!