martes, 25 de diciembre de 2012

Mantecados de yema

Buenaaaaaas!!! Y Feliz Navidad!!!!

Esta Nochebuena y Navidad la estamos pasando con mis padres, en el pueblo donde viven, en la província de Ciudad Real. También se han venido mis hermanos, así que estamos todos por aquí disfrutando de unos días de ambiente rural y tranquilo, que ya nos hacía falta.

Hemos aprovechado para hacer "cochura" como dicen por aquí, es decir, hacer unos dulces típicos manchegos para los postres de las fiestas.


Los primeros que os traigo son los mantecados de yema o mantecados manchegos, no demasiado dulces, pero riquísimos. No tienen nada que ver con los matecados de Estepa, estos son de textura más gruesa y no empalagan.

Aquí la clave es la calidad de la manteca de cerdo. Debe ser fresca y si es ibérica, mejor. La suerte que tenemos por aquí es que en el pueblo de al lado hay un matadero donde compramos la carne y podemos comprar también manteca de cerdo recientita: calidad de primera.



Vamos con la receta!


Mantecados de yema
(receta tradicional manchega, versión de mi familia)

Ingredientes:
- 6 yemas de huevo (usaremos las claras en la próxima receta, no las tiréis!!!!)
- 1 clara de huevo
- 1 copita de aguardiente
- 1 copita de vino blanco
- 230gr de azúcar
- 1 limón (la raspadura)
- 1 naranja (la raspadura y el zumo)
- 684gr de manteca de cerdo ibérico a temperatura ambiente
- harina de trigo (la que admita)
- Un poco más de azúcar para rebozar

Amasamos la manteca, incorporándole las yemas, la clara y el azúcar.
Incorporamos el aguardiente, el vino, las ralladuras de naranja y limón, y el zumo de naranja. Seguimos amasando bien mientras vamos incorporando harina de poco en poco, hasta que la masa no se pegue a las manos.


Extendemos la masa con un rodillo entre dos papeles sulfurizados o de horno, hasta dejarla de 1cm de grosor. Metemos en la nevera estas placas de masa durante una hora o dos, hasta que esté durita. Así podremos cortarla mejor posteriormente.

Una vez fuera de la nevera, se corta con un cortador de galletas, de la forma que queráis, y se rebozan por azúcar.


Precalentamos el horno a 170-180º, con calor arriba y abajo (sin ventilador). Ponemos las placas de mantecados en la parte media del horno, y dejamos cocer durante unos 25 minutos, hasta que empiecen a coger cierto color.

Los dejamos enfriar en una rejilla de las que usamos para las galletas, y listo!
Si queréis hacerlos con antelación, se pueden guardar en una caja de lata durante unas dos semanas, aunque están más ricos los primeros días.

Que disfrutéis de las Fiestas!!!
Yo vuelvo ya mismo a Barcelona... que rápido se pasa!!