lunes, 26 de mayo de 2014

Exquisiteces: EL MEJOR CROISSANT DE ESPAÑA de Takashi Ochiai

Hacía tiempo que teníamos ganas de visitar la Pastisseria Ochiai, del maestro pastelero japonés afincado en Barcelona Takashi Ochiai, y este fin de semana hemos podido finalmente pasarnos por allí y degustar sus impresionantes croissants de mantequilla.

Y digo impresionante, porque no se me ocurre otro calificativo mejor... y cualquiera que se me ocurra le vendría pequeño. Su croissant de mantequilla ganó en 2013 el título de "Mejor croissant de mantequilla de España", y después de catarlo, puedo afirmaros que es un título merecidísimo.



¿Me acompañáis a descubrir esta obra de arte de la bollería francesa?

El pasado octubre se celebró la sexta edición del concurso del "Mejor croissant artesano de mantequilla de España", y entre los casi 50 participantes, acabó llevándose el título el pastelero Jordi Morelló de la Pastisseria Ochiai, de Barcelona.

El jurado valoró aspectos como el color, el hojaldrado, el formato, el alveolado (es decir, cómo de esponjosa queda la masa por dentro), el acabado y especialmente, el sabor.

Si queréis más info, aquí tenéis un link a la notícia en La Vanguardia, con un vídeo donde el propio pastelero nos explica cómo elaboran este croissant ganador: 



Así que, tentados por semejante título, visitamos por fin la pastelería de Takashi Ochiai, en la calle Compte d'Urgell, 110 de Barcelona y pedimos varios croissants acompañados de cafés con leche y tés. La pastelería tiene un espacio con mesas para la degustación e incluso unas pocas mesas fuera como terraza, donde nos sentamos para aprovechar el solecito de la mañana barcelonesa, y para ver la retahíla de gente que se iba acercando a la pastelería a comprar diversos productos. 

Que no os engañe la foto, que es de las 10 y algo de la mañana. Una hora más tarde, había cola hasta la acera, todas las mesas estaban llenas y los clientes no sólo compraban croissants sino también postres y dulces típicos japoneses de los que este establecimiento tiene una buenísima variedad: desde mochis rellenos de té verde o mousse de fresa, dorayakis, daifuku, kastera, y una amplísima gama de especialidades niponas hasta bombones y trufados, o pastelillos occidentales clásicos con un toque oriental. 
Si queréis saber qué son todas estas palabras raras, en la web de la pastelería tenéis fotos y descripciones de todos los productos que elaboran: http://www.ochiaipastisseria.com/

A priori sorprende tanta afluencia de público en un establecimiento donde las cosas no son nada baratas (1,55 euros el croissant de mantequilla normal, y 2,85 euros los croissants de sabores, por ejemplo, o los 65 euros por kilo de bombones trufados), pero cuando pruebas alguna de estas delicias entiendes un poco más que el precio engloba la altísima calidad de los ingredientes y el buen hacer de la elaboración artesanal.
Y sí, seguro que haber ganado el concurso de "Mejor croissant de mantequilla de España" también influye mucho en el éxito de visitantes.

Volviendo a nuestro desayuno, nos decantamos por un croissant de mantequilla (el ganador del título), otro de té verde y otro de almendra. 


Esta foto corresponde al croissant de mantequilla normal, el mejor croissant de España. Como véis, el hojaldrado es exquisito, crujientito y horneado en su punto, no demasiado dulce de sabor. Con un delicioso gusto a mantequilla, aunque nada grasiento, y ese ligerísimo olor a masa fermentada fresca que tiene la bollería artesana recién hecha... ufff.. perfecto!
Comerse esas puntitas crujientes y sentir cómo las milhojas del hojaldre se rompen en el paladar es una delícia. Totalmente recomendable.

Las siguientes fotos son del croissant de té verde, a mi parecer, el mejor de todos. Aquí interviene mucho el gusto de cada uno, y yo que soy muy fan de la fusión de sabores, me enamoré de la textura y sabor de esta pieza.



El hojaldrado de este croissant lleva incorporado té verde, no sé si apreciáis en la foto de arriba unas ligeras vetas verduzcas entreveradas con el hojaldre. Eso le da el tono verde al interior del croissant, y además permite que en la parte central, la más interior, quede ligeramente líquida la crema de té verde. El resultado es que cuando lo cortas empapa la masa de ese sabor intenso y especial, y hace que cada bocado sea una mezcla explosiva entre la textura y sabor a mantequilla del crujiente exterior, y la humedad y sabor oriental del interior.
Me sorprendió comprobar lo bien hecha que está esta crema de té verde. En muchos establecimientos que he probado postres con té verde suele amargar un poco al final. No soy experta en té verde, y no sé si todos amargan o es cuestión de la calidad del té, pero simplemente puedo deciros que Ochiai sabe recortar el amargor y proporcionar un sabor intenso a té verde, muy agradable sin ser dulce, y que combina perfectamente con este hojaldrado maravilloso.
Un croissant de 10. Vale cada céntimo de los 2,85 euros que cuesta.

El tercero que probamos fue un croissant de almendra, del que lamentablemente nos olvidamos de hacer foto. La razón? Que voló en cuanto lo trajeron.
Lo sirven cortado por la mitad, con una deliciosa crema de almendra artesana untada por dentro, y cubierto por fuera con azúcar glass y láminas de almendra tostadas. Es el más dulce de los tres que probamos, y el que desprendía un aroma más intenso, seguramente por ese relleno de almendra que le daba además una jugosidad extra al croissant y un sabor espectacular.
Recomendable al 100%, aunque es bastante dulce.

Si os acercáis a Ochiai a probar sus croissants podréis escoger además otras variedades: de chocolate, de queso y algún otro que no recuerdo... luego nos contáis qué tal están  ; )