domingo, 19 de diciembre de 2010

Cupcakes de Nacimiento

Hace unos pocos días nació Mylène, la hija de nuestros amigos Ana y David. Una preciosidad!

Se me ocurrió regalarles algo para ellos, porque todo el mundo regala para el bebé... y los papis qué?? pues hice unos cupcakes decorados para que lo celebren... jeje




En primer lugar, los cupcakes o magdalenas. En esta ocasión, para que fuera especialmente suave y delicioso, usé la receta de cupcakes de vainilla de la archifamosa tienda neoyorkina Magnolia's Bakery, y que tienen publicada en un par de sus libros. En concreto, esta receta es del libro "More From Magnolia: Recipes from the World Famous Bakery and Allysa Torey's Home Kitchen".


Magnolia's Bakery en el West Village, NY

Típicos cupcakes de Magnolia's Bakery


Magnolia's Vanilla Cupcakes


Ingredientes:
- 1 taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente (punto pomada)
- 2 tazas de azúcar
- 1 taza y media de harina con levadura
- 1 taza y cuarto de harina de trigo normal
- 1 taza de leche
- 1 cucharada de extracto de vainilla
- 4 huevos a temperatura ambiente

Batimos bien la mantequilla hasta que se vuelva muy suave y esponjosa y se quede un poco más blanquita. Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo.
Luego, vamos incluyendo en la mezcla los huevos, uno a uno, batiendo bien para que se incorpore un huevo antes de echar el siguiente.

Mezclamos aparte las harinas, y las incorporamos de la manera siguiente: la mitad de las harinas, mezclamos, incorporamos la leche, mezclamos, ponemos la otra mitad de las harinas y volvemos a mezclar hasta que la mezcla quede homogénea. Añadimos finalmente la esencia de vainilla y volvemos a mezclar.

Precalentamos el horno a 180º, y llenamos las cápsulas de magdalena con la masa, hasta aprox. 3/4 de su capacidad.
Podemos usar harina normal en lugar de usar harina con levadura, y levadura Royal aparte (1 sobre). En ese caso, llenad las cápsulas hasta la mitad, suben más.

Horneamos los cupcakes durante unos 20 minutos. Tienen que quedar bastante claritos en la superficie, si quedan dorados, ya nos hemos pasado de cocción.

Antes de decorarlos, los dejamos enfriar completamente, que no emanen calor.
Con estas cantidades, ponía para 24 cupcakes, pero a mi me han salido 26. Tienen un sabor delicioso y una textura muy fina, muy esponjosa y suave.

Y pasamos a decorarlos!

Para la decoración he usado:

- Fondant blanco, más o menos unos 80gr.
- Colorante en pasta rosa
- Rotulador de tinta comestible plateado
- 250gr de Fondant de fruta real - fresa (un paquete)
- 125gr. de mantequilla a temperatura ambiente (punto de pomada)
- 3 cucharadas de agua
- Pies de azúcar color rosa
- Mucho amor!!! jeje




He decorado tres de fondant y tres con la crema de mantequilla (buttercream) hecha con el fondant de fruta de fresa.

Las de la crema de mantequilla, es tan fácil como seguir las instrucciones del paquete: mezclamos el paquete de fondant de fruta con la mantequilla ablandada, y le añadimos 3 cucharadas de agua tibia. Y listos!
Lo he puesto encima de los cupcakes con un cuchillo de untar, y lo he terminado con un par de piececitos de bebé.


Me ha sobrado crema de mantequilla y he decorado alguno más para degustar en casa - que estos eran para regalar -, y la verdad es que la crema de mantequilla está riquísima, sabe muchísimo a fresa natural, y tiene un ligerísimo toque ácido, como las fresas de verdad!

Los de fondant, simplemente he extendido fondant blanco con el rodillo y he cubierto los cupcakes con él, presionando un poco para que quedara bien adherido. ¡Ah! truquillo para que se pegue bien: he untado muy ligeramente los cupcakes con la crema de mantequilla que me sobró, y luego los he cubierto con el fondant.

No me ha hecho falta recortar los bordes: si os fijáis, simplemente presionando el fondant, el mismo borde de las cápsulas de cupcakes ha hecho de "tijera", y encima quedan mejor presentados! Esto se puede hacer si las cápsulas de cupcake son gruesitas, si no, no aguantarán la presión y se chafarán los bordes.

Encima de dos de ellos, he usado otro poquito de crema de mantequilla sobrante como pegamento para pegar un par de pies de azúcar. En el otro, con un poco de fondant coloreado con colorante en pasta rosa, y un cuchillito, se me ha ocurrido modelar este baberito con la inicial de la nena.



Y finalmente, he escrito "Bienvenida" "al mundo" "Mylène" con el rotulador de tinta comestible plateado.

Y así se los dí a los padres de Mylène, que les encantó el regalo, espero que a vosotros también os haya gustado!