lunes, 22 de agosto de 2011

Bizcobolas de nocilla


Buenaaaas!!!

Ando otra vez con bizcobolas, buscando el modo de que no se queden súper-blandas con estos calores y que por supuesto no necesiten nevera. Difícil en verano, verdad???

Precisamente por los calores de agosto quedaba descartado el relleno con philadelphia, el de petit suisse que usamos para los monstruitos de bizcobola, y en definitiva, cualquier producto lácteo. Total, que he tirado de nocilla que aunque se queda blandita, no se licúa ni necesita nevera, y la verdad que el resultado está muuuuy rico! Un pelín demasiado dulce para mi gusto, pero no veáis como se las comía mi novio, jejeje.


Una receta de lo más sencilla, como todas las de bizcobolas. Vamos a ella!

Bizcobolas de nocilla

Ingredientes:

- 250gr de bizcocho desmigado (cualquier resto de bizcocho, magdalena, sobao pasiego, etc)
- 170gr de nocilla (creí que iba a usar menos nocilla, como la mitad de peso que el peso del bizcocho, pero no sé si fue por el calor o la humedad, pero me admitió más. Así que la mejor manera de ver cuanta necesitáis es irla mezclando con el bizcocho hasta que la masa no quede pegajosa, que se compacte. Ese es el punto)
- Unas gotas de aroma de chocolate-avellana
- Candy melts blancos para la cobertura
- Palitos para brochetas o palitos para bizcobolas
- Cualquier topping que os guste para decorar: en este caso nonpareils dorados



Como todas las recetas de bizcobolas, lo primero es desmigar bien el bizcocho con las manos, metiéndolo en un bol, y una vez desmigado, añadir la nocilla a cucharadas (primero añadid como 100gr y si necesita más luego vais añadiendo poco a poco) e ir mezclando con el bizcocho hasta que quede una masa homogénea y no pegajosa. A mi esta vez me admitió casi 170gr de nocilla, todo depende del tipo de bizcocho que uséis y de la humedad ambiental.

Aprovechamos para añadir a la masa unas gotas de aroma de choco-avellana y mezclamos otra vez. En este punto lo dejamos reposar un poco metiendo el bol en la nevera una media horita. Así la masa se pone más dura y cuesta menos de trabajar después.

Una vez reposada y más durita, sacamos la masa del frigo y vamos haciendo bolitas con las manos. Hay bloggeras que usan la cuchara del helado u otros utensilios para hacer las bolitas todas iguales. Probadlo, va bien, pero yo lo hago con las manos como si hiciera albóndigas, que ya son muchos años haciendo bolitas y ya me salen bastante igualitas todas.

Como es verano y hace muuuucho calor, y al amasar con las manos algo más blandas se han quedado las bolitas, las volvemos a meter al frigo media hora más, o bien al congelador 10-15 minutos. En invierno no es necesario este paso.

Una vez las bolitas estén duritas después del paso por el frigo o congelador, derretimos los candy melts blancos en un bol, al microondas, con un chorrito muy pequeño de aceite de oliva. Al añadirle el aceite de oliva hacemos que el candy melts sea un pelín más líquido y se pueda manejar mejor, ya que es cierto que aun derritiéndolo queda muy espeso.

Los candy melts son comodísimos, yo suelo calentar todo el paquete, que es de 400gr, para poder sumergir bien las bizcobolas luego. La manera de calentarlo es como cualquier chocolate: o al baño maría o en microondas, en intervalos de 30 segundos hasta que empiece a derretirse. En ese punto ya no se mete más al microondas sino que se remueve bien, y él solo se acaba de derretir.

Lo que sobre, se extiende bien sobre un papel de horno, se deja que solidifique de nuevo y se parte en trozos. Guardando estos trozos en una bolsita o fiambrera bien cerrada los tenemos listos para fundirlos de nuevo en próximas ocasiones. Se pueden recalentar todas las veces necesarias. Comodísimos!



Seguimos con las bizcobolas!!! Ahora toca ponerles el palito. Es tan fácil como sumergir la punta de cada palito en los candy melts y luego pinchar una bizcobola, clavando el palito. Hay que dejar secar el chocolate para que el palito quede perfectamente sujeto a la bizcobola y no se caiga.


Una vez seco el chocolate de los palitos, toca sumergir las bizcobolas en el resto de candy melt derretido. Como es verano, yo vuelvo a meter en la nevera las bizcobolas con los palitos antes de la cobertura. En invierno no es necesario, el palito se seca bien en pocos minutos, peeeero ya sabéis como son los calores...

Para sumergir las bizcobolas las cogemos por el palito y para dentro!!! Cuando queden bien cubiertas, levantamos del bol y dejamos escurrir un poco el chocolate sobrante, dando pequeños golpecitos en el borde del bol si fuera necesario. Una vez escurridas, las ponemos sobre un papel de horno (en esta ocasión yo las puse con el palito para arriba) y enseguida, se espolvorea el topping o sprinkle que más os guste. Hay que hacerlo rápido, antes de que seque la cobertura, así quedará adherido a la bizcobola.

Y ya las tenemos!!! Una vez hechas, ya no es necesario volverlas a meter a la nevera, a no ser que haya 40º a la sombra, en ese caso, recomiendo ponerlas en el frigo antes de que empiece a chorrear candy melt!!! jejeje

Por cierto, ya os he comentado que de sabor muuuy ricas, pero demasiado dulces para mi gusto. Eso sí, llenan mucho, una bizcobola o dos por comensal, por pequeñas que sean, y hacéis una merienda estupenda para vuestros invitados. ... Yo las he hecho con bizcocho normal, de vainilla, pero por qué no hacerlas con bizcocho de chocolate para los fans del chocolate???

Besos!! Os dejo que voy a seguir con los preparativos de la boda, aún quedan cosas por hacer!!!