domingo, 19 de febrero de 2012

Sofá tú y yo para San Valentín

Con un poquito de retraso debido a la falta de tiempo (el mal de nuestra época, lo tengo claro!!)... por fin he podido bajar las fotos de la cámara para enseñaros el mini-pastelito que hice para celebrar San Valentín!!!!


Este año me apetecía hacer algo más sensual y menos ñoño... así que rojo y negro a mogollón, y un sofá tú y  yo hecho con dos magdalenas de vainilla cortadas horizontalmente por el medio, rellenas de buttercream de grosella negra (que tiene un sabor muuuuy sugerente y sensuaaaaaal, ji ji) y cubiertas con mazapán en lugar del fondant de siempre. No os cuento los detalles, pero os digo que tuvo mucho éxito!!! jajajaja
El mazapán también se puede colorear, y aunque es un poquito más duro que el fondant, es decir, que hay que hacer un poco más de fuerza para amasar, se trabaja estupendamente y sirve también para cubrir tartas y modelar. Podemos aplicarle las mismas técnicas que sabemos que se usan para fondant o pasta de modelar.


Este de color rojo creo que quedó con un aspecto aterciopelado que le iba genial para "tapizar" el sofá. Y si no os gusta el dulzor del fondant, el mazapán es una solución perfecta: no es tan dulce y sabe a almendras.... mmmm.... Normalmente, en los países anglosajones usan el mazapán blanco - sin colorear - como capa intermedia entre el bizcocho y el fondant (sí, si, ponen las dos cosas...), de manera que el mazapán se ajusta bien al bizcocho, se tornea para eliminar las imperfecciones y permite que el fondant se pegue perfectamente encima. El resultado es un pastel liso, liso y perfecto.

Lo combiné con un poquito de fondant negro y un poco de purpurina roja de Rainbow Dust para los detalles. Ah! Y mi consejo: si hacéis este tipo de estructuras que tienen que vencer a la gravedad, como el caso del respaldo del sofá... hacedlas con antelación, dejadlas secar bien que estén más tiesitas... yo como siempre voy a última hora y con prisas, pues no tuve tiempo de dejarlo secar y estaba tierno y diciéndome "a que me doblo!", pero al final aguantó más o menos bien. Si hubiera sido fondant ya lo tendríamos en el suelo...

Bueno, como la historia no tiene mucho secreto (dos magdalenas recubiertas de mazapán...) lo mejor es que os deje unas cuantas fotos y os desee unos Felices Carnavales!!!