martes, 28 de septiembre de 2010

Bizcocho genovés

El bizcocho genovés es otro de esos bizcochos clásicos cuya receta es como un "fondo de armario", porque es sencilla y sirve para multitud de postres. Es un bizcocho ligerísimo y esponjoso, que se puede comer solo, se puede rellenar y cubrir con crema de mantequilla ligera y almendra fileteada y tendríamos un pastel muy típico en Cataluña llamado "Sara" (os pongo receta prontito), o lo podemos hornear directamente en una placa de horno, muy fino, y usarlo con el relleno que mas nos guste para formar un magnífico brazo de gitano.



Es el menos calórico de los bizcochos, porque no lleva ninguna grasa o aceite, así que para darnos un caprichito si estamos a régimen, ¡es genial!

Os pongo mi receta:

- 4 huevos a temperatura ambiente
- 100 gr de azúcar
- 100 gr de harina de trigo

Es importante que los huevos estén a temperatura ambiente para que esponjen bien, y si cuando los batimos podemos hacerlo a baño maría suave, mejor, subirán mucho más.

Lo primero es efectivamente, batir los huevos con el azúcar hasta que casi tripliquen su volumen. Una vez los huevos hayan triplicado su volumen y estén espumosos, incorporamos poco a poco la harina tamizada, en forma de lluvia, y vamos mezclando, que no batiendo, hasta obtener una masa homogénea.

Colocamos la masa en un molde engrasado y enharinado y lo introducimos en el horno a 160º, durante unos 15 minutos. Dependiendo del horno, puede tardar un poco más o menos, así que como siempre, a partir de los 10 minutos pincharemos para ver si está hecho por dentro. No os fiéis de si se dora por arriba: suele quedar blanquito.

Probadlo. Tiene un sabor ligero y delicioso. ¡Os encantará!