domingo, 22 de mayo de 2011

Petits fours de mazapán y fondant líquido {Tutorial}


Pues después de ver por ahí la nueva tendencia (esto es como la moda, para cuando una pasarela cupcakera?!! jejeje) del fondant líquido, tenía unas ganas locas de probarlo, así que con un poco de fondant que tenía por la despensa hice mis primeras pruebas en estos petits fours. Y aprovechando unas magdalenas resecas!!! Esto es aprovechamiento, que aquí no se tira nadaaaaaa!


Cómo os cuento: unas magdalenas resecas y duritas que estaban para hacerlas migas o para mojarlas en el café son el corazón de estos petits fours. El secreto está en bañarlas bien en un almíbar ligero y recubrirlas con algo que evite que la humedad se "escape". En este caso, mazapán casero y fondant líquido. El resultado: unos pastelitos con sabor a almendra riquísimos, riquísimos! (lo digo dos veces porque el otro día en un monólogo de El Club de la Comedia ya decían con razón que si no lo dices dos veces, parece que no es de verdad! jejejeje, que grande Joaquín Reyes!!!)

Vamos con la receta:

- 3 magdalenas resecas y duritas (así lo hice yo, aunque podéis coger unas tiernitas, eeehhh)
- Medio vasito de almíbar ligero (agua+azúcar y lo dejáis hervir hasta que se haya disuelto el azúcar y empiece a espesar) aromatizado con esencia de almendra.
- 150gr de mazapán (lo hice casero: receta, más abajo)
- 100gr de fondant de color blanco
- Un poco de pasta de goma, colorante azul en pasta, unas gotitas de pegamento comestible y unas perlitas doradas para hacer las florecitas de decoración (ah! y un cortador para flores)

Lo primero es coger un cortador con la forma que más os guste - en mi caso cuadrado - y cortar las magdalenas obteniendo unos cuadraditos de bizcocho que mojaremos bien con el almíbar.



Mientras tanto, alisamos el mazapán con el rodillo hasta obtener una lámina de más o menos 5mm de espesor. 



Si lo queréis hacer casero, podéis usar esta receta, que queda muy bien y tiene un sabor delicioso: 200gr de harina de almendra (almendra molida cruda), 200gr de azúcar glass y una clara de huevo. Se hace un volcán con los dos ingredientes secos, se pone la clara de huevo en el centro y se va amasando, incorporando poco a poco los ingredientes secos. Una vez incorporados, tendremos una pasta muy pegajosa, hay que amasarla un poquito con las manos - es normal que se desprenda un poco de aceite de la almendra -, hasta que deje de estar pegajosa. La dejamos reposar en la nevera bien envuelta con film transparente o en un tupper durante un día y ya la podemos usar. Se guarda en la nevera perfectamente durante 2 semanas.

Con la lámina de mazapán forramos los cuadraditos de magdalena como si se tratara de fondant. Si están mojados con almíbar pega bastante bien, si véis que no pega bien, ayudaros pringando un poquito la magdalena con glasa, mermelada.... lo que tengáis y que vaya bien el sabor con el sabor de la almendra.



Y por último vamos a preparar el fondant líquido: la manera rápida es coger un trozo de fondant, ponerlo en un recipiente apto para el microondas y calentarlo justo hasta que esté casi líquido, pero que no llegue a este punto. Tiene que seguir conservando la forma pero estar muuuuy blando. En este punto, lo sacamos del microondas, le añadimos una cucharada sopera de agua y mezclamos con cuidado sin provocar burbujas y hasta que todo el fondant sólido se haya licuado y obtengamos una crema blanquecina.

Si queréis añadirle color o aroma, este es el momento. En este caso yo no le añadí nada, pero fijaos que posibilidades tiene si lo coloreamos o lo aromatizamos....

Al sacarlo del microondas añadimos una cucharada de agua

Removemos sin batir hasta obtener esta textura


Nuestro último paso es esperar que enfríe un poco el fondant líquido y con los petits fours sobre una rejilla - debajo podéis poner un papel de horno, y así luego recuperamos el fondant líquido que caiga para aprovecharlo con otra cosa -, vamos bañando literalmente las piezas, echando todo el fondant líquido sobre ellas y procurando que queden bien cubiertas. 



El fondant líquido es un poco traslúcido, si le ponemos esa capa de mazapán debajo ayudamos a que quede opaco, pero si no se la ponemos - por ejemplo para cubrir unos cupcakes -, entonces habrá que esperar que se seque y darle una segunda capa.

Para hacer las florecitas (hay que hacerlo con antelación), cogemos un poco de pasta de goma (pasta para flores), la teñimos de azul con una gota de colorante en pasta, la estiramos con un rodillo para que quede lo más fina posible y vamos cortando las florecitas con un cortador adecuado (en mi caso un cortador con expulsor que va genial para esto!!).

Una vez cortadas, ponemos una gota de pegamento comestible en el centro y "pegamos" la perlita de azúcar. Para darle algo de volumen, doblamos ligeramente los pétalos con la yema del dedo. Dejamos que se seque y listo!






Para poner las decoraciones como las florecitas azules u otra cosa que se os ocurra, hay que aprovechar a ponerlas antes de que seque el fondant. Así no necesitamos ningún pegamento, se pegan perfectamente. 



Próximamente os busco la receta "oficial" del fondant líquido, que la tengo por ahí guardada, y probamos a hacerla y a ver las diferencias con este!!!

Aprovecho para comentaros que ya está abierto el concurso de "Caris... ¡Nosotros también!" de mayo. Este mes lo organiza Isabella de La rana de azúcar, y es muy interesante: rollitos en tempura!  No os lo perdáis y animad a vuestros caris a entrar en la cocina!!!