sábado, 15 de enero de 2011

Vanilla Cream Bundt Cake



Siiiiii.... por fin he estrenado el molde Bundt de Nordic Ware que me autoregalé estas navidades!!!!!

Gracias a blogs como el de Bea, que no deja de promover las excelencias de estos moldes, pues... había que probar uno, ¿verdad?? Lo malo es que no lo he podido estrenar hasta ahora, pasadas las fiestas, porque estaba liada con los turrones, los polvorones, y demás golosinas navideñas.

Pero no hay mal que por bien no venga, ahora hemos podido degustar - y repetir - uno de estos bizcochos (¿me llamarán sacrílega por llamarlos bizcochos en lugar de bundts? jeje) en todo su esplendor, ya con los estómagos y los paladares libres de la amenaza de empacho.



Y que os puedo decir: todos los que los han probado dicen que son una maravilla... y realmente son una maravilla de moldes. Se desmoldan perfectamente, dejando los dibujos bien definidos en el bizcocho, el calor se reparte tan uniformemente que se queda dorado por todos sitios en igual medida... no te puede salir mal un bundt en un molde de Nordic Ware. Imposible. Y sí, son caros, pero en cuanto los ves y los tocas ya sabes porqué valen lo que valen. Son de aluminio fundido, con un recubrimiento antiadherente que llama la atención por su calidad sólo a simple vista, y con 10 años de garantía del fabricante. ¿Qué otro molde te da eso?

Y los bundt cakes... de olor genial, y de sabor maravilloso. Jugoso y de miga firme, esponjoso, aromático... nos ha encantado! Me da pena por el bizcocho de yogur de mi madre, cuya receta ha estado en casa desde que recuerdo, pero... le hemos encontrado sustituto! jeje

Venga, vamos a la receta con la que he estrenado mi Bavaria de Nordic Ware - si, tienen nombre propio! -, y que nos ha servido en casa para enamorarnos de estos bundts. Por cierto, los nombres de las recetas de los bundts, pues ya tengo asumido que son en inglés! Yo quería ponerle el título en español, pero entre que "¿cómo traduzco bundt?", y entre que cuesta horrores describir los ingredientes "estrella" del bundt en un par de palabras (que tampoco es cuestión que el título sea más largo que la receta), pues nada... a escribirlo en inglés, que es más "chic" y más estiloso... como el propio bundt, vamos.  :)



Vanilla Cream Bundt Cake

Ingredientes:

- 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente (veis ahora el sentido del post de las equivalencias de medidas? jajajaa)
- 3 tazas de azúcar
- 6 huevos
- 3 tazas de harina
- 1 taza de nata líquida semimontada (la medimos antes de montarla)
- 1 cucharada de extracto de vainilla

Precalentamos el horno a 170º, si es de aire caliente a 165º. Yo le puse sólo calor abajo, no es necesario ponerle arriba y abajo en esta receta.

Engrasamos nuestro molde bundt y le echamos un poco de harina. Esta primera vez, se ve que me pasé de harina y al desmoldar se notaba un poco los pegotes de harina en algunos sitios - si miráis la foto de cerca se veeen! -, así que siguiendo los consejos de Bea, el próximo día lo haré sólo con aceite de oliva sin harina.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que haya blanqueado y tengamos una textura cremosa. A continuación, vamos incorporando los huevos, uno a uno. Es importante que no añadamos uno hasta que el anterior esté bien incorporado o se nos "cortará" la masa.

Luego, con los huevos ya incorporados, seguimos batiendo y añadimos, en este orden: 1 taza de harina, la mitad de la nata semimontada, 1 taza de harina, la otra mitad de la nata semimontada, y finalmente la taza de harina restante. Entre cada incorporación hay que mezclar bien para que cada ingrediente quede perfectamente absorbido por la masa. Como este bundt cake no lleva levadura, la idea es que suba un poquito por la acción de la nata semimontada, y sobretodo por el primer batido de mantequilla y azúcar. Ese es el secreto de la esponjosidad de este bundt.

Al final, añadimos la cucharada de extracto de vainilla y mezclamos para que el aroma quede bien distribuido.

Y con esta masa, la pasamos al molde con cuidado, y al horno, más o menos 1 hora, hasta que al pinchar en el centro veáis que sale limpio. Una vez fuera del horno, hay que esperar entre 5-10 minutos para que el solito se vaya despegando un poco del molde (en la etiqueta del molde decía 15 minutos, pero si esperáis tanto, al sacarlo podría romperse, yo lo dejé  unos 7 minutos y perfecto). Mirad aquí cuando llevaba 5 minutos fuera del horno:


Si os fijáis, en los bordes ya se había despegado, jeje

Y una vez desmoldado, a esperar que se enfríe del todo para comerlo. Una vez frío, lo podéis decorar con el frosting que queráis, o con unas perlitas, etc... pero la verdad que no necesita decoración alguna, ¿no os parece?



Esta foto es después de zamparnos dos buenos trozos para probarlo. Como somos unos ansias, no esperamos que se enfriara del todo, y estaba rico, pero una vez frío, estaba muuucho mejor. Así que no seáis como nosotros, armaros de paciencia, y esperad una hora o hora y media a que esté frío. Lo disfrutaréis mucho más.

Y recordad.... poned un Bundt en vuestra vida!!!  :)