lunes, 3 de enero de 2011

Tropical Christmas Cupcakes

A estos cupcakes deliciosíiisimos los he llamado "Christmas" aunque por las fechas que estamos, más bien podrían ser "New Year", ya que los comimos para desayunar el día de Año Nuevo. Sea como fuere, son esponjositos, tienen un delicioso sabor a coco, piña y mango, y no son nada, nada empalagosos ni pesados. ¿Os apetece probarlos? ^^




Se me ocurrió probar la receta del bizcocho de coco del Árbol de Navidad, que nos gustó muchísimo, pero esta vez en forma de cupcakes. Y el resultado fue todavía mejor: pequeños bocaditos con un aroma increíble a coco y un saborcito cálido y tropical, esponjosos, ligeros... vamos, una delicia.

Y para acompañar a la masa de coco, los rellené con una mermelada de piña y mango que había comprado hacía días porque me llamó mucho la atención (se llama Rapsodia de frutas - Piña y mango, en el estante de las mermeladas en Alcampo), y los coroné con nata montada con apenas un poquito de azúcar, para que resultara más fresco y no tan dulce como con las buttercream. Pues funcionó: la combinación es realmente tropical, muy ligera.... mmm... que rico. Un contraste genial para "aligerarnos" un poco de los turrones y los polvorones de estos días. Ains... lástima que ahora que estoy escribiendo esta entrada hayan volado todos y no me quede ninguno para degustar...

Ingredientes: (variación de una receta de Silikomart)
Con estas cantidades me salieron 16 cupcakes

- 150gr de coco rallado y deshidratado
- 150gr de azúcar glass
- 100gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 25gr de nata líquida
- 80gr de harina de repostería
- 3 huevos
- 1 sobre de levadura química (Royal)

Para el relleno:
- Mermelada de piña y mango (o cualquier otra con sabor a fruta tropical)

Para la decoración:
- 400ml de nata líquida 35% materia grasa
- 1 cucharada sopera de azúcar
- 1 sobre y medio de estabilizante para nata (opcional)
- Confetti, sprinkels u otras decoraciones que os gusten para espolvorear por encima. Yo le puse nonpareils dorados, y una estrellita de azúcar.

Sólo hay que mezclar todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Con esta masa llenamos hasta un poco más de la mitad nuestras cápsulas de cupcakes - no más porque desbordarían durante la cocción -, y metemos los cupcakes al horno, precalentado a 155º de temperatura, unos 20-25 minutos, hasta que veáis que están hechos por dentro. Se quedan blanquitos, así que no os podeís fiar del color, pero podéis pincharlos por el centro para comprobar que sale la aguja o cuchillo secos. Si es así, están en su punto.

Una vez fuera del horno, hay que dejarlos reposar y que enfríen completamente antes de decorarlos y rellenarlos (unas 4-6 horas). Si estuvieran aún calientes, al cortar para el relleno, se nos hundiría la masa del cupcake.


Y pasamos al relleno: un método muy efectivo es el método del cono. Consiste en hacer, con la punta de un cuchillo, un corte circular en la superfície del cupcake, con el cuchillo inclinado hacia el centro, de modo que una vez cortado, podamos extraer un pequeño cono de masa, y nos quede un agujero suficiente para el relleno. Ahí es donde pondremos nuestra cucharadita de mermelada de piña y mango. Una vez puesta, tapamos con el cono de masa que habíamos extraído. Si no nos cabe bien, sólo hay que cortar un poco la punta del cono de masa (el vértice, digamos).

A continuación montamos la nata líquida y le añadimos, al final, cuando ya esté prácticamente montada, una cucharada sopera de azúcar. Yo en esta ocasión le he añadido también estabilizante de nata, porque los hice el día anterior para comerlos para desayunar y la nata no hubiera aguantado montada esas horas. Si vais a comerlos enseguida, no hace falta que le pongáis el estabilizante.

Con una manga pastelera, extendemos la nata encima de los cupcakes, y terminamos espolvoreando nuestro granillo, nonpareils o sprinkels favoritos!! Y a disfrutar!



Si no los coméis enseguida - que ya sería raro con lo ricos que están, jeje - se conservan perfectamente hasta 5 días en la nevera. Eso sí, para degustarlos en todo su esplendor, sacadlos del frigo unos 15 minutos antes.

Otra variante también riquísima: espolvoread por encima de la nata un poco de coco rallado... un sabor más intenso a coco pero igual de buenos!!!



Y con esto sólo me queda agradeceros que sigáis ahí y desearos un Muy Feliz Año 2011!!!!