sábado, 5 de noviembre de 2011

Cupcakes de panellets

El día 1 de noviembre - Día de Todos los Santos - fuimos a comer a casa de mi hermana, con media familia: mi hermano, mi abuela (perdón: yaya, que si no se enfada, jajajaja), su marido... y me hacía ilu llevar el postre, porque hacía días que me rondaba por la cabeza probar a unir tradiciones de aquí y de allá, así que esa misma mañana preparé estos Cupcakes de panellets. :)


El experimento resultó un éxito!! Están ricos, muy ricos, de sabor ligero y aromático por arriba (en el frosting) y denso y cálido por abajo (el cupcake), y aunque tienen pinta de yankis la verdad es que el sabor es muy mediterráneo. Os dejo la receta a continuación.



Cupcakes de panellets

1- Para la masa de panellets:
(receta de mi madre)

- 300gr de boniatos (un boniato mediano tirando a pequeño) o de patata, aunque yo esta vez los hice de boniato
- 300gr de azúcar
- 300gr de harina de almendra (o almendra molida)

2- Para la masa de los cupcakes:
(adaptación de la receta de cupcakes de vainilla de Magnolia's Bakery)

- 1 taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente (punto pomada)
- 2 tazas de azúcar
- 1 taza y media de harina con levadura
- 1 taza de harina de trigo normal

- 1/4 de taza de harina de almendra (almendra molida)
- 1 taza de leche
- 1 cucharada de 
extracto de almendra
- 4 huevos a temperatura ambiente



3- Para el swiss meringue buttercream (el frosting):
(receta de Dyann Bakes)


- 100gr de claras de huevo
- 200gr de azúcar 
- 300gr de mantequilla a temperatura ambiente (cortada a dados)
- una pizca de sal
- 1 cucharada de extracto de almendra o vainilla
- Piñones (que sean españoles) para decorar




Empezamos con la masa de panellets. En realidad, es la receta que hace siempre mi madre, todos los años, aunque ella lo hace con patata y yo esta vez lo he hecho con boniatos. Queda igual, aunque con el boniato es algo más dulce y tiene un bonito color anaranjado.


Se cuece el boniato con piel en una olla con agua hirviendo, durante unos 20 minutos o hasta que veáis que está blandito. Lo dejamos reposar un poco, lo pelamos y lo ponemos en un bol. Con un tenedor se va chafando todo para que quede una pasta homogénea, como está tan blandito es bastante fácil, no hay que hacer casi presión. A esta masa le añadimos el azúcar y la harina de almendra. Lo mezclamos bien, y cuando veamos que la masa nos queda húmeda y ya no se ve el azúcar, lo dejamos reposar dos o tres horas para que los sabores se integren bien y la textura sea la correcta.


Que poca luz tenía para esta foto!!! Pero os prometo que la masa era de un naranja precioso!

Si queréis hacer panellets, después del reposo sólo tendríamos que hacer bolitas con la masa, rebozarlas en huevo batido y luego en piñones. Se pintan por encima con más huevo batido y se meten al horno unos 10-15 minutos, a 180º, sólo hasta que se doren por encima. Peeero esta vez no vamos a hacer panellets, sólo vamos a usar su masa como relleno.



Así que vamos con la masa de los cupcakes. Lo primero es batir la mantequilla con el azúcar hasta que se vuelva muy suave y esponjosa y se quede un poco más blanquita. Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo.
Luego, vamos incluyendo en la mezcla los huevos, uno a uno, batiendo bien para que se incorpore un huevo antes de echar el siguiente.

Mezclamos aparte las harinas (incluída la harina de almendra), y las incorporamos de la manera siguiente: la mitad de las harinas, mezclamos, incorporamos la leche, mezclamos, ponemos la otra mitad de las harinas y volvemos a mezclar hasta que la mezcla quede homogénea. Añadimos finalmente la esencia de almendra y volvemos a mezclar.






Precalentamos el horno a 180º, y llenamos las cápsulas de magdalena con la masa, hasta aprox. 1/4 de su capacidad.

Luego ponemos media cucharada de la masa de panellets, y volvemos a poner, como cubriéndolos, más masa de magdalena hasta llegar a 3/4 de la capacidad total de las cápsulas. En la foto creo que se aprecia mejor, verdad?


Podemos usar harina normal en lugar de usar harina con levadura, y levadura Royal aparte (1 sobre). En ese caso, llenad las cápsulas hasta la mitad, suben más.

Horneamos los cupcakes durante unos 20 minutos. Una vez horneados, los dejamos reposar para que estén bien fríos antes de ponerles el frosting.



Y para el frosting, vamos a hacer un swiss meringue buttercream (SMB) aromatizado con almendra, y para finalizar, unos piñones mediterráneos (los españoles, que venden algunos turcos más baratos, pero no tienen ni la mitad de sabor).

Lo mejor para que veáis como se hace el SMB es que miréis el vídeo de Dyann Bakes, aquí, que lo explica genial. Aunque no sepáis inglés, veréis paso a paso cómo lo hace y seguro que lo entendéis. De manera resumida, os cuento que se baten las claras con una pizca de sal al baño maría, ya que con el calor suben más y mejor. Cuando estén un poquito espumosas se les añade el azúcar en dos o tres tandas, no todo de golpe, y se sigue batiendo un poco más. Luego lo pasamos a la amasadora / KitchenAid u otro utensilio de montar claras y batimos con las aspas de montar, a velocidad media-alta (al 9 en mi KitchenAid) hasta que tengamos un buen merengue suizo, que forme picos y no se caigan al ponerlo boca abajo.

Una vez tenemos el swiss meringue, vamos a añadirle el buttercream. Cambiamos las palas por las de amasado, bajamos la velocidad a media-baja (al 4 en mi KitchenAid), y vamos añadiendo los dados de mantequilla, uno por uno, mientras bate. Parecerá que se corta, pero luego vuelve a quedarse genial de textura y sube todo lo que había bajado. En este punto, le añadimos el aroma de almendra y batimos otro poquito hasta integrarlo. Ya está listo para meter en una manga pastelera y aplicar a la parte de arriba de nuestros cupcakes de panellets. 

Para finalizar, espolvoreamos un buen puñadito de piñones sobre los cupcakes y... perfectos para que os chupéis los dedos degustándolos!!

Os pongo una foto del corte para que veáis qué color tan bonito y cómo han quedado los rellenos: